El bello y siniestro Alfred Hitchcock

Algo habrá que decir algo, antes que nada, respecto al método de Hitchcock. Él mismo lo define irónicamente en su divertida teoría del MacGuffin. El MacGuffin, ocasión o disparadero de una historia, no es nada. Es la razón, pretexto y finalidad que mueve los hilos sinuosos de la trama. Generalmente es algo que se busca y da lugar a una compleja red de intrigas y de pasiones. Es el uranio encerrado en las botellas de champán en la bodega en Notorious o es el plan criminal elaborado por Elster con el fin de asesinar a su mujer poseyendo como coartada un detective privado enfermo de vértigo que atestigüe respecto al presunto suicidio en Vertigo. Hasta podría decirse que, en cada fragmento o secuencia de un film de Hitchcock, hay un pequeño MacGuffin que orienta y polariza el desarrollo de la trama pero que, de suyo, es intrascendente: lo que importa es el tupido espesor de relaciones humanas, cifradas en las miradas y en los gestos, que desencadenan ese pretexto. Todo está perfectamente cuidado para que penetremos atmosféricamente en donde Hitchcock quiere penetrar: en el mundo que crea y en las almas que viven ese mundo. Lo que menos importa es el móvil y disparadero de la historia. Pero esa nada es fundamental, en sentido literal: funda lo que, sin ella, carecería de relevancia. Y permite que lo relevante actúe en segundo plano de forma subliminal. Ésa es la gran maestría irónica de un maestro que no quiere ser otra cosa que un indiscutible maestro del suspense. Y el suspense es el método mediante el cual se desglosa analíticamente la línea que va del punto A al punto B en una compleja red de líneas en zigzag, interconexas, en las cuales todas las relaciones de los personajes del drama están en juego. Todo film de Hitchcock constituye la gestación y desarrollo de complejos dispositivos de narración que permiten crear, en un determinado momento de clímax emocional, un gag, un golpe de efecto. Notorious cifra su sencilla genialidad en tramarse en torno a tres únicas revelaciones: el uranio en la bodega al compás de vals de la fiesta, el veneno en el café, la salvación de la mujer envenenada en la escena final, bajando en brazos del policía. El suspense podría describirse, en Hitchcock, como el método según el cual tres o más líneas de acción entrecruzadas que abocan a una confluencia o a un acorde dramático previsible se cortan en zigzag mediante el desmenuzamiento de las operaciones reales que conducen a ese clímax. Es una operación con el tiempo que lo retarda o acelera, lo estanca o lo vuelve frenético en función de necesidades narrativas, jugándose toda la operación, en última instancia, entre las pasiones desencadenadas por los personajes y sus situaciones y las emociones complejas previsibles del espectador. El MacGuffin no es importante, pero es imprescindible. Tiene más eficacia el juego de símbolos y referencias en el curso del drama que produce en el espectador la célebre por cómica comida que prepara al detective su sofisticada y algo ridícula esposa en Frenzy, en el seno de una acción de intriga que electriza el ánimo superficialmente, que esa misma comida separada de contexto, como primer plano de intención, sin el recubrimiento de un pretexto policíaco. La genialidad hitchcockiana reside en saber mantener siempre un plano superficial aparente en que se juega la intriga a una primera visión de la película y un complejo y compacto mundo de referencias simbólicas que, sin embargo, tienen todas ellas rendimiento dramático en la acción. Eso es lo que importa, no la trama. Pero sin esa trama la película carecería de eficacia: algo que los directores poco sutiles, poco inteligentes, poco complejos, acaban ignorando, imbuidos de ideas trascendentes e incapaces de solapar idea y símbolo en un juego sutil de apariencias intrascendentes; incapaces, por tanto, de unir eficazmente ironía y mitología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s